Bloger Invitado. Benjamín Román Abram: LA CIENCIA FICCIÓN MÁS ALLÁ DE LAS PROFECÍAS

Efectivamente, por las líneas afirmativas del título es claro que su autor está convencido acerca de que la ciencia ficción es más que un género que cual pitonisa intenta vaticinar el desarrollo tecnológico, social u otros aspectos de la humanidad y del mismo universo. Y es que el género no solo tiene decenas de tópicos que no guardan relación con la predicción. Además, algo que tal vez no revela el título es que cuando sí hay profecías, hallamos aciertos (computadoras, satélites artificiales, armas de destrucción masiva, los tricordes de Star Trek que ahora son los actuales smartphones). Pero, también abundan aparentes “equivocaciones”; como cuando se especifican años para los hechos. Al menos ya nos dejó 1992, y no vimos a los androides Nexus 6 de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Por otra parte, solo unos cuantos autores de la ciencia ficción previeron la Internet o los drones, más bien le dieron mayor protagonismo a los androides, a las máquinas inteligentes, a las astronaves o simplemente a hombres-cohete. Pocas veces trataron de medicamentos que como los actuales, en varios casos, son verdaderas maravillas. Siendo razonables, que no se ha logrado haya logrado aún, no quiere decir que no lo alcancemos más adelante. 

Naturalmente, de alguna manera, muchas obras parecen debilitar dicha postura por sus pasmosos aciertos. Se alzan las historias del superlativo Julio Verne, cuya lectura ha hecho sentir una viva emoción por generaciones, asombro por la capacidad de predicción del francés. Veinte mil leguas de viaje submarino con la genial máquina Nautilus al mando del capitán Nemo; o De la Tierra a la Luna, donde una singular tripulación viaja en una bala de cañón con destino a nuestro satélite. Novelas que posiblemente no encajen perfectamente en lo que entendemos por ciencia ficción general, pero que sí en uno de sus aspectos, el predictivo. Por lo que están inscritas en una denominada literatura de anticipación. Clasificación de lo más acertada. 

Por otra parte, y ya en nuestra época existen documentales televisivos, tales como Los Profetas de la Ciencia Ficción, que buscan sostener este carácter de antelación. Sin embargo, si analizamos el término profeta, nos remite a la religión y a la Biblia cristiana. Caemos en la cuenta que hay una confusión del alcance del concepto. Si a nivel popular se cree que los profetas religiosos se caracterizaban por ver el futuro, en realidad la gran mayoría lo que hacían era difundir la palabra de Dios, sin vaticinios de por medio. Nuestros autores también, son profetas sin pronosticar, o si haciéndolo, los hechos futuros no corresponden a lo que manifestaron, porque solo escribir una historia de ciencia ficción ya es una fuerza inspiradora para el ser humano.

No hay que negar que lanzar profecías tiene su encanto, por lo que van unos vaticinios del autor que espero que no sean irracionales:
* El medioambiente se descontaminará cuando llegue el fin de petróleo.
* Un día habrá un arma que desactive cualquier bomba nuclear.
* Los autómatas conversarán sobre que eran personajes en novelas, series y películas de ciencia ficción.

El prolífico Isaac Asimov, dijo alguna vez:
“No es el hecho de que la ciencia ficción prediga este o aquel cambio particular lo que la hace importante, SINO EL HECHO DE QUE PREDICE UN CAMBIO”.

 

roman abramSobre el autor: Benjamín Román Abram (Perú, 1970). Narrador y poeta. Es editor y abogado en seguros, especialista en administración de empresas. Sus cuentos, principalmente de temática fantástica, han sido publicados en diarios y revistas nacionales e internacionales. Es autor del libro de relatos En Envase Pequeño.

Related Posts

Novedades de Noviembre en Latinoamérica

Novedades de Noviembre en Latinoamérica

The Grand Masters’ Reading List

The Grand Masters’ Reading List

An Introduction to the Empire’s Corps

An Introduction to the Empire’s Corps

Leave a Reply