De mangas y libros, pasando por problemas de traducción y la multiculturalidad

Ok, prometí ponerme al día esta semana… pero no lo voy a hacer. Es que se me están complicando las cosas y no me ha dado tiempo de hacer la reseña de libro que quería. Me queda pendiente. Para colmo este fin de semana es Finncon y por supuesto estoy preparando mi viaje. Pero algo tengo que escribir, ¿no?. Pues entonces allí voy.

Cómics y mangas: Pues me encuentro enganchada a los cómics. Ya me leí todo sandman, the swam thing, casi todoFables, Grimm farytales y estoy leyendo The unwriten y Constantine al mismo tiempo. Sin contar con las  viejas ediciones de un montón de cómics de los 50 (las maravillosas cosas que encontramos en internet… cerca de tanta basura). Entonces me pregunto si sería bueno empezar a entrarle al manga. He leído algunos como la versión original de The grudge o el clásico The lychee light club (no lo recomiendo para sensibles). Además mi alter ego Nastia T. es fanática del hentai. Yo sé que los japoneses pueden se muy peculiliares… pero cuando uno se encuentra con un manga que relata las experiencias de un joven normal al que un día se le presenta en la puerta de su casa un bebé vestido de ganster que le dice haber venido a ser su tutor para que llegue a convertirse en un jefe de la mafia… hay algo que no va. Además a un personaje que pertenece a la familia de mafiosos bovina (sic) y que por supuesto se viste con un disfraz de vaca (Porque todos sabemos que eso es lo que hacen los mafiosos). En la escuela del muchachito (porque va a la escuela por más futuro capo de la mafia que sea) hay por supuesto muchos mafiosos haciendose pasar por simples estudiantes de la secundaria (como para no ir a estudiar al Japón, fíjate tú) a los que tiene que vencer. Por suerte en su escuela hay compañeros muy útiles, como ese que es experto en explosivos. Además hay viajes al futuro y otras cosas que sinceramente no entendí… ¿Será la edad? Y si no me creen, pues revisen Reborn en Wikipedia… y eso que han resumido mucho y no explican todas las locuras que se ven en el manga. Yo no puedo dejar de preguntarme qué se fumó el creador al hacer su manga y regreso a mis cómics. Que las diferencias culturales pueden ser muy complicadas.

Libros y más: hablando de diferencias culturales pues me encuentro traduciendo a algunas escritoras finlandesas al español para lo cual uso el texto traducido al inglés y la versión original en finlandés. Curiosamente he notado que cuando una frase me resulta extraña en inglés, invariablemente hubo una traducción no muy correcta. Generalmente es un malentendido cultural. Y es que si quizá mi finlandés no es muy bueno, mis conocimientos de la cultura sí que son amplios.

Por otro lado estoy leyendo en inglés a otras jóvenes escritoras como  María Turtschaninoff, cuyo libro Maresi me ha encantado. Es una historia feminista sin ser panfletaria, atrapa desde las primeras líneas y no creo que ningún hombre tenga problemas de identificarse con los personajes por la inteligente manera en la que María nos narra el destino de sus protagonistas.

En muchas de esas páginas de crítica literaria que ahora abundan me doy con la sorpresa de que los lectores de la versión en inglés (que debo decir fue traducida por la autora misma) no encuentran al libro tan fascinante como lo describen los nórdicos y me pregunto si en eso también entra en juego el problema cultural. Es cierto que hay una batalla en el libro, pero no está narrada a lo Hollywood y para colmo NO hay historia de amor. ¿No será esa ausencia la que descepciona a los lectores angloparlantes, habituados a explosiones y un claro happy ending? No lo sé en este caso.

Pero hay otro caso en el que sí es bastante obvio para mí que los lectores NO entendieron nada. Y es el cas de la joven Salla Simuka (con quien compartí un panel en algún Finncon) y su serie “Blanca Nieves”. Se trata de una joven que de pronto se ve envuelta en enredados casos policiales, una especie de Nancy Drew de nuestros tiempos. Si bien hay referencias a los cuentos de hadas no se trata en realidad de una reinterpretación de la historia en la época contemporánea, más bien sólo da la casualidad que la protagonista se llama Blanca Nieves (Lumikki en finés). La sere ha sido traducida a varios idiomas y se dice que inclusive Hollywood tiene interés en hacer una película del primer libro. Sin embargo he leído muchos comentarios que califican al pesonaje de poco verosímil. Una lectora critica la falta de sensibilidad de.Lumikki y encuentra al personaje inverosimil, porque ¿quién en el mundo puede ser así? ¡Todos demostramos nuestros sentimientos en algún momento! ¿No? Pues NO si eres un finlandés a quien desde pequeño te han dicho que es mala educación demostrar los sentimientos en público y que por lo tanto sabe mirar con cara de nada (esa misma cara que tanto miedo me daba cuando llegué  a este país). Otra critica que en el segundo libro la protagonista se encuentra en el extranjero y cree fácilmente a la desconocida que se le acerca asegurándole ser su “hermana perdida”. ¡Nadie le cree a las primeras a un desconocido! Pues si eres un finlandés que está acostumbrado a decir siempre la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, entonces tú te crees que el mundo funciona así y sí le crees a ese desconocido que te dice algo tan serio. Si no fuera cierto, ¿para qué lo diría? Dos ejemplos de la vida real: mi hija mayor es hiperbólica y dice frases como “ayer hablé diez horas por teléfono”. Lo que nosotros entendemos es sinónimo de “hablé mucho”, pero sus amigos finlandeses de la escuela se creian que realmente había hablado las diez horas y cuando se dieron cuenta que en realidad  lo que decía no podía ser tomando literalmente… la tildaron de “mentirosa” (porque si tú dices que hablas diez horas es porque lo haces y si no lo haces entonces no lo digas). El segundo ejemplo: durante unas votaciones en que  mi marido estaba viviendo en Perú, vi con sorpresa que él recibió su boletín de voto por correo (SÍ, estan leyendo bien: BOLETÍN DE VOTO POR CORREO). Él lo llenó y lo puso en un sobre para dejarlo al día siguiente en el correo. Yo no pude más que reirme y comentar que si eso se hacía en Perú, teníamos fraude asegurado. Él me preguntó qué clase de fraude y yo le contesté que se harían fotocopias para darle más votos a algún candidato. El se rió a su vez y me dijo: “¡Qué tontería! ¿Qué sentido tiene que salga elegido un presidente que el pueblo no quiere?” Sí, hasta ese punto llega la honestidad de los finlandeses.

Es una lástima que muchas cosas se pierdan en las traducciones y no necesariamente porque el traductor sea malo, sino porque las diferencias culturales no nos permiten entender lo que pasa. En todo caso es interesante para mi como escritora ver las consecuencias de los malentendidos culturales, me hace refleccionar sobre mi trabajo, tanto como creadora que como traductora. Y así va mi vida en esta semana. ¿Algún comentario o pregunta?

Related Posts

Top post de marzo

Top post de marzo

Páginas del género en español 2: Mil Inviernos

Páginas del género en español 2: Mil Inviernos

How I Stopped Worrying and Learned to Love Manga

Leave a Reply