Amazing Stories

963021_10202159265561296_352131089_nGoogleo el nombre de MC Carper, y ya la primera página me dice: 

— Ilustrador, artista de comic
— Enfrentamiento de los Dioses: historia de ciencia ficción escrita y dibujada por MC
— Diálogos de Ciencia Ficción: reportajes a artistas, escritores, dibujantes. Entrevistas realizadas por MC
— Cuentos de Ciencia Ficción, escritos por MC
— Notas de MC donde brindan información sobre premios ganados, libros editados, sobre trabajos para editoriales. Una lista interminable.

¿Quién es Mario C. Carper? ¿Es un self-made-man? ¿Un artista que consiguió llegar gracias a su propio esfuerzo? Claro que sí. Conozco muy pocas personas que a lo largo de tantos años sigue en su esfuerzo diario de trabajar por su sueño, sin llegar a ser reconocido por los medios masivos.

Para mí, MC Carper es un luchador que desde allá abajo—desde su PC o notebook— nos da a conocer no sólo su obra, sino también a cientos (quizás miles) de artistas que trabajan y luchan desde el under.

Jorge Pérez Perri para Amazing Stories Magazine: ¿Cómo haces para seguir publicando en internet sin que te canses? ¿Obtenés de Internet el feedback necesario, sea buena o no? ¿O todo queda en el silencio de los lectores?

M. C. Carper: Sigo publicando en internet porque antes fui publicado en papel impreso. Y viceversa. El primer laburo que hice con las mismas exigencias de nivel profesional fue SHOCKs, con guiones de Pedro Belushi en Axxón. Eran unas páginas de humor irónico con toques de CF. No sé cuantas hicimos, pero un día me cansé de ese diseño de página de cinco viñetas y justo en ese tiempo alguien colgó un anuncio en el grupo yahoo de Ariel Olivetti. Así empecé a laburar para la revista Landzer y conocí al editor y guionista Machison. Con él hice Las biografías de AC/DC, el Inner Circle y Mortal Zombie. Fue gracias a internet y es maravilloso. Un medio gratuito que comunica a todas las personas del planeta en tiempo real. Es lo más democrático que conozco. La verdad nunca me canso de hacer cosas, cuando estoy por terminar algo aparecen dos o tres proyectos nuevos. En estos días, prefiero dedicarme a guiones propios, entre laburos con guionistas como Marcia Olivieri y Carlos Scherpaz. También estaría bueno laburar con amigos como Leo Figueroa y Augusto Gilimón que siempre tienen historias en la cabeza.

Hace unos años cuando empecé a difundir mis trabajos, esperaba ansioso el feedback, pienso que es lo más natural, uno hace las cosas para que sean halladas por alguien que coincida con nuestras visiones graficas y filosóficas. Después de algunos años esa sensación cambia por una preocupación más centrada en el resultado, lo demás viene solo. Creo que hay mucha timidez  hasta que la gente te conoce y descubre que sos un igual y ahí se establece un diálogo muy alentador. Gente que lee muchas historietas o CF, algunos se convierten en nuevos amigos. Es muy lindo, me preguntan por Sabbath o si vamos a hacer una segunda de Mortal Zombie. Cuando subí una parte de Enfrentamientos de los Dioses y los cuentos de Sálvat, hubo gente que seguía las historias.

Me ha ocurrido queriendo conocer a alguien personalmente por sus laburos que esa persona quería a su vez conocerme por mis laburos. Una vez me contaron que no se animaban a escribirme porque yo era un artista, ja, ja. Nada que ver.

(Click on an image for a larger view.)

ASM:¿Podés vivir del dibujo y/o de la escritura?

M.C.C: No lo sé. A veces he ganado bien por trabajos como el de AC/DC o Los señores del Caos. También con Mortal Zombie, pero la falta de continuidad, los baches entre un encargo y otro me obligan a trabajar en empleos fijos. También soy un poco testarudo con el estilo y la forma de las cosas que hago. Si tuviera veinte años menos por ahí me vería queriendo dibujar Hulk o el Hombre Araña. Y me mentiría a mí mismo. Hoy no me interesa eso. Igual creo que todo se debe dar, es una cuestión de objetivos y premisas. Si haces cualquier cosa de estas, escribir o dibujar con la sola idea de ganar fama o dinero quizá lo logres, pero pienso que no debe ser la prioridad. Hay una especie de sinceridad interna que nos motiva. Sin eso todo resulta insalubre como una comida sin gusto. En apariencia puede estar bien, pero no se disfruta. Quiero que mis laburos gusten por sí mismos, no por estar de moda o porque coinciden con los criterios de un grupo. No me pongo a imitar a ningún dibujante. Quiero emular a unos treinta, je, je, pero combinados  como lo que hice en Mortal Zombie o Sálvat.
Estaría bueno que se hicieran muchas historietas y se vendiesen a un precio accesible. Veo tantas revistas de hojas satinadas con fotos de mediáticos en islas y casas que se tiran después de leídas que me resulta irónico oír que es costoso y arriesgado para una editorial publicar historietas. Robin Wood y muchos dibujantes de Columba siguieron y continúan trabajando con aquellos personajes en Europa. ¿Hay más prueba que esa de que es redituable? ¿O las producciones de Norma o el comic yanqui? Es un tema de cultura. Debería existir una editorial de historietas a la que se den facilidades de producción y distribución. Mirá como hacen los de Duendes rompiéndose el lomo para lograrlo. Haciendo historieta al mejor estilo argentino. El ejemplo es  Robin Wood llegando a mucha gente con sus personajes que no volaban ni rompían un tren con una mano, ni lanzaban rayos, habla de una sociedad más madura y llena de buenos principios. Los superhéroes y el manga siempre tendrán su espacio y bien merecido, lo que falta hoy son la opciones de lectura y de estilos de dibujo. El manga tiene trabajos hermosos, pero está muy restringido a reglas de cómo debe hacerse, de eso está libre el dibujo de historietas argentino, diría que el europeo también. Muchos amigos míos aspiran a laburar en las grandes editoriales dibujando superhéroes, es cuestión de gustos.

Humanum est 2 - let low

ASM:¿Cómo te organizás para mantener activos tantos blogs, seguir escribiendo y sobre todo, dibujando con tanta producción y detalle?

M.C.C.: Cuando le pregunté a Quique Alcatena por una buena sugerencia a un principiante me contestó: Disciplina. Eso me enseñaron Silvestre Szilagyi y Sanyú, mis profes de historietas. Me pongo días y horarios. Y objetivos. Sé que tengo que hacer tal o cual historieta para tal fecha. También he ganado mucha rapidez. Respecto a mis propias historias el método de trabajo es más distendido. Hago dibujos, imágenes muy trabajadas que luego veo como pueden insertarse en la historia, a veces me inspiran  para crear toda una situación o un capítulo. Lo otro es hacer un buen guión. Arte secuencial bien combinado con el texto justo y las palabras con efecto.  Ponerse un techo de calidad alto, como el artista o escritor que admiramos. Esto es muy personal porque de gustos no se puede escribir nada. Yo prefiero evitar el elitismo. Escribir para que me lean cuatro o cinco que se creen los jueces sobre la literatura o dibujar para otros cuatro o cinco críticos de  arte, no es lo mío. Tiene que ser bueno pero estar al alcance de cualquiera, el relato directo, que diga algo, que deje algo. Batman, Superman o el Hombre Araña, siempre hacen lo mismo desde los años cuarenta, es como un chiste repetido. Lo quiebran, lo castran, lo matan y lo vuelven a revivir. Mas allá de la estética visual son historias que no avanzan.  Fíjate que en el cine hacen tres películas y enseguida vuelven a hacer el origen desde cero, porque esas historias no funcionan cuando suman años, se vuelven insostenibles. Supongo que lo atractivo para los chicos son los colores y el tipo poderoso, el que rompe todo y le gana a todos. Como Goku, Popeye o Wolverine. O Conan, tipos no muy profundos de pocas palabras y acción rápida. Bien básicos. Sí, me impactan los dibujantes, todos los que laburan en esas editoriales son grosos. Mignola, Miller, Berni Wrighston, Jim Lee, Macfarlane, Byrne, Buscema, el que pienses. Pero los guiones, pocas veces están a la altura. Los argentinos como los europeos somos de otro palo. Cuando me encontré con Ray Collins en la reunión de Woodiana, le pregunté sobre Mandy Riley ¿Te acordás ese pibito que era un  cowboy en la Skorpio? Bueno, Ray me dijo que en Italia, Mandy Riley ya tenía dos hijos grandes. ¿Ves la diferencia? Hay una historieta del hijo de Nippur y ni hablar de la evolución de Dago. Tal vez si Oesterheld viviera no hay forma de imaginar que sería hoy Juan Salvo. Para nada sería un superhéroe. El ejemplo lo tenés en lo diferente que es el Juan de el Eternauta Uno al del Dos.

ASM: ¿Cómo hacés para no perder la pasión por escribir, por inventar, por dibujar? ¿Cuál es tu musa?

M.C.C.: No sé si tengo musa, tengo hambre. Una ansiedad de contar un montón de cosas y de mostrar un montón de imágenes a mi manera. Encima Jorge, es algo infinito. Cuando crees que alcanzaste la frontera descubrís que el horizonte sigue muy lejano. Consigo resolver un tema con luces secundarias digamos en un paisaje y al día siguiente me doy cuenta que usando tinta blanca para hacer una rama creó un efecto de luz que dispara otro plano. Eso es maravilloso. Lo mismo con las expresiones, con los escorzos, la narración, las formas de las viñetas, hasta de los globitos.  Nunca se termina y es un viaje fascinante. Esa búsqueda permanente es muy entretenida. Tal vez esa sea la motivación, ver hasta dónde puedo mejorar. La premisa es no repetirse. Los dibujantes y escritores que admiro hacen eso. Y algo más: innovan. Es difícil, pero me gustaría encontrar una forma de hacer las cosas como no se hicieron antes.  Eso implica romper ciertas reglas y contrariar lo establecido con buen gusto y calidad. Y lo que te dije antes, disciplina.

48-Claudia-captura-a-Dobom srt

ASM: Hablemos de tu pasión a la música. He leído la biografía de Black Sabbath que hiciste en historieta en casi 300 páginas. Es sorprendente. ¿Alguno de los músicos de BS la ha visto? ¿Qué devolución te ha brindado semejante obra?

M.C.C.: Es muy posible que la hayan visto. Hay gente relacionada muy cercanamente con ellos que conocen de La Biblia Negra. Eso lo hice con las ganas de un fan. Combinando el dibujo con el rock. Siempre sentí que Black Sabbath nunca fue reconocido. No sé por qué garpa más ser fan de Maiden o Metallica. O Motorhead. Pero decís Sabbath y ya te hablan de un público exclusivo o te hablan de los primeros dos discos. Está okay, pero los que dicen eso son personas que conocen apenas Sabbath.

Desde 1980 al 2007 hubo discos de Black Sabbath con formaciones distintas a la original. Tengo montones de amigos junto a quienes durante las décadas de los ochentas y los noventas esperábamos ansiosos la salida de un nuevo disco. Por ahí no sabíamos quienes estarían en la banda. Bueno, el omnipresente siempre fue Tony Iommi, pero cada disco tiene su magia y Iommi evolucionó tanto desde los primeros discos hasta hoy que es un placer escuchar esas canciones. Ya sea con Dio, Ian Gillan, Glenn Hughes o Tony Martin. Y no te nombro todos los tecladistas, bateristas o bajistas re grosos que pasaron porque sería cargadísimo. Para eso ya está La Biblia Negra, ja, ja.

Yo empecé a escuchar Sabbath en el 84/ 85 cuando ya no estaban ahí ni Dio ni Gillan ¡Imagínate! No sé si quedará alguien vivo de la época de Ozzy, ja, ja.  Es broma, yo sé que sos fan de Jetrho Tull y creo que Sabbath tomó algo de ellos en su primer disco.

Mucha, mucha gente sigue las publicaciones por Duendes—Historieta Patagónica. Les estaré siempre agradecido a esos lectores y a Alejandro Aguado que estuvo de acuerdo en publicarlo por La Duendes. Los lectores son re grosos. Gente que sabe bastante, como los miembros de Woodiana. Hay personas que no conozco y me dicen que lo leen. Eso es muy bueno.

1381761_551665034913401_1299007587_n

Si bien dibujar todo eso es muy trabajoso, lo más fatigoso para mí fue investigar, recopilar anécdotas, descartar montones de situaciones para darle una coherencia de relato entretenido. No quería que fuese aburrido como un libro de historia que solo pone fechas y eventos. Tenía que tener drama, conflictos, algunos amores y odios. Cuando terminé el capítulo seis en 2010 el final era medio amargo, concluía con la muerte de Ronnie Dio. Ahora se juntó la formación original después de treinta y cinco años para hacer un disco, es el mejor cierre que puede tener esa historia.

ASM: ¿Hay más proyectos sobre biografías de rock en comics?

No. Basta, no más. Cuando hice la de AC/DC fue rencontrarme con la banda que más me gustaba de chico pero que había dejado de oír hacía rato. Después hice la de los noruegos con el Black Metal. No sabía nada de ellos y me metí en ese mundo. Y después vino lo de mi banda preferida. Ya está, Ahora quiero hacer ciencia ficción o fantasía. Dibujar naves espaciales, robots, alienígenas, monstruos, chicas voluptuosas y narrar más escenas de acción o dramatismo. ¡Chau biopics! Pero esto ya es tentar al destino ja, ja. Quizá en este mismo momento alguien se acerque con una propuesta y si es amable quizá no pueda negarme… ¡Quién sabe!

Invencibles P9

ASM: El sueño de todo artista dedicado al comic o a la escritura es ver publicado su trabajo en papel. ¿Publicar en Internet no es suficiente?

M.C.C.: El editor de Alfa Eridiani me ha enviado algunos libros  de CF que ilustré. Tengo varios ejemplares  de revistas que me publicaron en la editorial Time Bomb inglesa y Off the Records en España y las de Quarentena, las de AC/DC y el Inner Circle. Ya no las hacen del tamaño de las Metal Hurlant, las Totem o las El Tony. Ahora son chiquitas como los mangas. Pero así y todo es mil veces mejor para mí. Creo que lo chicos se van a acostumbrar a leer comics en tablets, le va a dar un gusto clandestino como cuando yo leía las D’artagnan escondido en un cuartito de mi tía y quizá motive la lectura. Ojalá. Igual no pararé nunca de seguir publicando en Internet todo lo que hago. Uno de mis héroes, Simon Bisley, lo hace. Pero el papel es importante, no hay como tenerlo en las manos.

Hace poco me invitaron a la primera Feria del Libro Heavy Metal. Fue cosa de dos amigos, Isidoro Reta y Gito Minore. No tengo para vender ejemplares de las bios que hice. Tampoco está impresa La Biblia Negra, así que hice ampliaciones de las páginas, onda posters. Mi stand estaba al final de salón, pero así y todo, mucha gente se llevó esas láminas. Fue muy emocionante y sorpresivo. No me esperaba tanta repercusión. Y a la vez, ver gente muy contenta de llevarse un trabajo hecho con toda la onda es impagable. Unos amigos me contaron que vieron a unos chicos de 15 ó 14 años con un dibujo de Dio, reconocieron que era mío. Iban recontentos por la calle. Ellos fueron los primeros que compraron y querían uno que había puesto en la pared. Estuvo bueno. Todos los expositores terminaron con la mitad de sus cosas adquiridas por fans. En la mesa contigua a la mía ya casi no quedaban libros y al comenzar, la superficie estaba toda cubierta.

Alman - MORTAL Z - l low

ASM: ¿Trabajás solo, o tenés ayuda para escribir, dibujar, o colorear?

M.C.C.: Para saber cómo es trabajar con ayuda, debería tener dinero para pagarla. No puedo exigirle nada a quien no recibe un estimulo por su laburo. Así que me encargo solo de todo, coloreado, entintado, rotulado, escaneo. Todo.

¿Escribir? Es un viaje personal. A veces charlo con mi mujer sobre ciertas ideas y saco muchas cosas de provecho de sus opiniones, pero el trayecto lo hago solo. Antes me gustaba saber los comentarios en los talleres literarios. Ahora prefiero separar la forma del contenido. Entre mis amigos escritores no hay ninguno que guste de historias de space opera o de aventuras en ambientes fantásticos. Todos están con el realismo mágico, los nanites o la realidad virtual en el mejor de los casos. Me gusta leerlos, pero me siento como pez fuera del agua en casi todas las publicaciones actuales de CF en español.

68 - La trampa

ASM: ¿Cómo te calificarías como escritor, como ilustrador, como dibujante de historietas y como entrevistador? (Perdón Mario, son cuatro preguntas en una.)

M.C.C.: Hmmm. No da para calificarme, eso mejor lo harán otras personas. Lo de las entrevistas fue algo que se dio, mi intención era promocionar a toda esa gente que dedica horas y horas a algo y nadie lo ve así. Es común pensar que un tipo que muestra un dibujo es un hobbista que quiere compartir su afición. No es así para nada, un escritor o un dibujante pasan mucho tiempo con su mente en ello. Además necesitan gastar dinero en hojas, impresiones, lápices, tableta graficas, aprendizaje. No es algo que se merezca el ninguneo. Después de entrevistar a unas veinte personas me di cuenta que algunas preguntas no decían nada y que hay diferentes maneras de llevar al diálogo dependiendo del humor o la timidez de mi interlocutor. No siempre sale bien. A veces prefiero digan que no quieren ser entrevistados a que acepten y luego se nieguen a responder  o eludan las preguntas repitiendo siempre las mismas respuestas para conformar a todo posible lector. En esos casos no me motiva el dialogo, porque la persona da respuestas trilladas. Una vez alguien me dijo que era fanático de una película. Le pregunté sobre el personaje principal y me dijo que tendría que verla de nuevo, me di cuenta que no eran sincero y verme obligado a fingir es difícil, gracias al cielo eso me ocurrió solo dos veces.  También hay gente con la que podría hacer un dialogo de cuarenta paginas, ja, ja. Lo lindo fue cuando Tanya Tynjala, la escritora Peruana y finlandesa me escribió para proponerme publicar las entrevistas en este blog de Amazing Stories.

Bible Black  let (239)

Yo hago todo eso que vos mencionaste. En todas esas cosas siempre descubro algo nuevo para mejorar la forma de hacerlo.

ASM: MC, vos conocés a la gente apasionada por los comics. ¿Me podrías decir si ellos, además de consumir historietas, novelas ilustradas, etc, también leen libros, novelas, cuentos, poesía?

M.C.C.: La mayor parte de la gente que conozco lee bastante. Los lectores de historietas leen libros también, porque empezaron siendo lectores, una Patoruzito o un episodio de Pepe Sánchez funciona cuando lo leemos. Yo recuerdo la primera vez que conseguí leer una historieta completa de Patoruzú, ¡Fue una proeza! Después descubrí las revistas El Tony y D’Artagnan y me metí en esos mundos de Gilgamesh o Dennis Martin, Or Grund o Mark. Y al  toque vino la Skorpio. Eso fue una suerte porque con esas lecturas de base, entendí el lenguaje de las historietas.  Por culpa de las de Columba me interesé por Verne y Salgari. Los primeros libros que leí fueron uno del Príncipe Valiente y El Corsario Negro de la Colección Robin Hood. Esos libritos de cubiertas amarillas ¿Te acordás?

Portada Distopías miNatura Low

ASM: Claro que sí. Recuerdo muy especialmente los del Príncipe Valiente. Creo que nuestra generación creció leyendo esos libros, por “culpa” de nuestros padres que nos “obligaban” a leerlos, ¿no?

M.C.C.: Mi papá siempre me hablaba de sus lecturas. De Salgari, Edgar Rice Burroghs, De Tarzán, el León de Oro, los hombres hormigas. Lo hacía de una manera que contagiaba la curiosidad por leerlos. Lo mismo hacía con las películas cuando nos contaba a mis hermanos y a mí sobre El Día que paralizaron la Tierra y Michael Rennie o de la Guerra de los Mundos, EL Planeta de los Simios o Soylent verde y La Máquina del Tiempo. Cuando nos llevó a ver King Kong en el 76, la de Dino de Laurentis, creo que me gustaba más lo que él había imaginado que sería la película a lo que era en realidad. Todos los años compraba el Libro de Oro de Patoruzú, todavía tengo varios, era una lectura ritual de Fin de Año, otra época, que estimulaba mucho la lectura.  El que consumió esas historietas lee libros, seguro.

2011-11-24-IAR-MC-34

ASM: También formás parte del universo de Ciencia Ficción, donde la escritura narrativa es fundamental. ¿La gente de CF, lee historietas o las ignora, las menosprecia?

M.C.C.: El mundo de los escritores de CF que yo conozco  tiene momentos productivos al estilo de las mareas, a veces hay montones de relatos y luego parates impresionantes. Algunos saben de historietas, otros poco y nada. Creo que por ser una cosa solitaria, el hábito de escribir hace que esto fluya con tiempos diferentes. Lo lindo seria que hubiese facilidades para escribir libros de cuentos o  novelas. Promocionar un relato por la web es muy diferente en llegada a un dibujo. El dibujo ya entró por los ojos y llamó la atención, un cuento por más bueno que sea se queda en el titulo y demanda que uno se tome tiempo para leer, mucha gente no se permite esos tiempos. Te puedo nombrar a varios amigos que tienen sus colecciones de comics como Guille Echeverría y Marcelo Cardo. Ah y no me puedo de olvidar de un amigazo español, Jimmy Jazz que me pasó montones de historietas desde una dirección web. Ray bradbury contó muchas veces sobre su colección de Buck Rogers.

Igual hay lectores para todo. En la primera reunión Woodiana me encontré con muchos amigos que vienen del palo de la CF como el editor fundador de Axxón, Edu Carletti y un amigazo Pablo Gramajo. Este último con un montón de cosas para que Robin Wood las firme.

ASM: Quiero que me seas bien honesto: ¿Cuál es tu sueño, qué es lo que más desearías hacer desde hoy en adelante?

M.C.C.: En lo personal he alcanzado varias aspiraciones de vida, je, je. Dentro de los muchos sueños que tengo relacionados con los que hago, el mayor es publicar la saga de Enfrentamientos de los Dioses, como libro e historieta. Es lo que quiero desde los doce años. La idea, los personajes, los tengo de la época en que estudiaba. Luego maduraron. Es un proyecto muy grande, mayormente para el dibujo porque se trata de muchas culturas interactuando. Evolucionando a lo largo del tiempo. Yo cambié como persona al pasar las décadas, mi filosofía es diferente al del adolescente que imaginó esos personajes, pero el humus de eso, el alma si pudiera definirla así, es la misma. No creo que sea posible realizar todos nuestros sueños, no en mi caso, porque cuando termino algo ya pienso en dos o tres cosas nuevas, seguro la muerte me va a sorprender a medio camino de algo.

Hace poco hablaba con mi amigo Fabián García  de Impulso Ediciones sobre la realidad, en la Feria del Libro Heavy. Entonces me señala su libro de dibujos Metal Attack diciendo: Esto es la realidad, mi realidad, la nuestra, con esto me transporto y salgo por un momento de todo lo que pasa y no podré cambiar. Pero esto es un viaje.

Comparto por completo, cuando escribo. Sea Sálvat o EdlD. O dibujo un guión que alguien escribió lleno de sueños y amor me pasa lo mismo, un viaje personal donde uno está bien. Creo que me entendés porque escribiste un libro y te habrás metido en la mente y el cuerpo de tus personajes, esa experiencia es única, muy difícil de explicar e imposible de compartir. Aunque en parte sí se puede, cuando un nuevo lector lee las historias que hicimos.

Me despido de Mario y lo veo irse caminando con paso lento, cabizbajo, mirando el piso. Lleva en su mochila su mundo de naves espaciales, robots y chicas voluptuosas. Y el sueño de publicar la obra de su vida.
Camina, Mario, camina sin prisa pero sin pausa, porque vas a llegar. Yo lo sé.

Jorge F Pérez Perri
Novembre 2013

One thought on "M. C. Carper — Historietista por Jorge Pérez Perri"

  1. M.C.Carper says:

    Thanks to Jorge Pérez Perri and Amazing Stories magazine editors for this. Merry Christmas to all!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.