Amazing Stories

Sobre cómo perder un concurso literario

600x200_premio_minotauroEn esta ocasión quisiera compartir contigo, lector, una serie de opiniones subjetivas y completamente personales acerca de lo que nunca se debería hacer si uno quiere perder un concurso literario, o al menos un concurso de cuentos, que es donde tengo algo de experiencia. Toma esto como “la voz del jurado”, sin olvidar jamás que son mis propios criterios y que no me siento capaz de hablar por otras personas. Acabado este preámbulo, comencemos:

1. NO USES EL CORRECTOR ORTOGRÁFICO

Lo primero que debes hacer para perder un concurso literario es lograr que los jurados no lean tu cuento. Para ello, asegúrate de entregar el texto plagado de errores ortográficos. Si tienes mala ortografía te será más fácil. Simplemente asegúrate de ignorar esas molestas marcas rojas del corrector ortográfico de tu procesador de textos, o desactívalo de una vez, no sea que por error tengas activada la corrección automática y te ponga las tildes en su lugar correcto. Tampoco le des tu texto a leer a nadie, no sea que te corrija la ortografía o, peor aún, te enseñe a no volver a cometer los mismos errores. Mira que una vez que uno aprende a escribir bien una palabra, es muy difícil hacerlo mal de nuevo.

2. ABUSA DE LAS COMAS

Por si acaso te encuentras con algún jurado que esté dispuesto a leer tu texto plagado de errores de ortografía, asegúrate de escribir oraciones larguísimas sin signos de puntuación, o de introducir comas y otras pausas en la lectura en los lugares más insospechados. No hay, nada peor, que, una frase plagada de comas, y, excesivamente larga. Lo más probable es que el lector mejor intencionado no logre comprender ni la mitad de la historia, así que menos podrá valorarla.

3. COMPLICA LA LECTURA USANDO EXTRAÑAS CONJUGACIONES Y CACOFONÍAS

Usa muchísimos gerundios, tantos como puedas. Suenan horrible y alargan la lectura. Utiliza también el modo pasivo tanto como seas capaz, mientras más forzado sea, mejor. Si a esto le añades todas las formas arcaicas que puedas en lugar de un lenguaje sencillo y actual, tu cuento lucirá tan pomposo que nadie querrá siquiera mencionarlo. Ah, y repite, repite, repite y repite las palabras hasta la náusea. Haz rimas forzadas en la narración. Junta palabras que suenen parecido. Harás que los ojos de tu lector lloren sangre.

4. CONSIGUE UN DICCIONARIO DE LUGARES COMUNES

Llena tu cuento de expresiones como el vital líquido, sus sonrosadas mejillas, el oro negro… Y ya que estamos, aprovecha de meter tantos adjetivos como seas capaz. Eso podría hasta duplicar la longitud del cuento, porque total los jurados viven de leer, ¿no? Y mientras más largo, mejor, ¿verdad?

5. NUNCA REVISES TU CUENTO ANTES DE ENVIARLO

Si lo haces, podrías caer en la tentación de corregir alguna falta de ortografía por aquí, un error de tipeo por allá, quitar una coma o darle coherencia a los tiempos verbales. Y si lo leyeras en voz alta, peor aún, porque podrías detectar los signos de puntuación que te sobran o que te faltan.

6. AJUSTA LA CANTIDAD DE PALABRAS A LAS BASES DEL CONCURSO

Total, cualquier historia se puede escribir con cualquier cantidad de palabras, ¿no es así? Entonces, si el concurso pide más de diez páginas y tú tienes un cuento de dos, extiéndelo con interminables descripciones, incontables adjetivos y escenas sin sentido. Y si es al contrario, un concurso de microficciones, quita todo lo que puedas. Si quitas suficientes partes de tu cuento a lo mejor se vuelve tan críptico, tan difícil de entender, que será imposible valorarlo. Aunque viéndolo bien, en este caso corres el riesgo de hacerlo de forma correcta inadvertidamente y lograr una gran obra literaria. Pero yo que tú, no me preocuparía mucho por eso: es muy difícil romper las reglas y hacerlo bien a la primera; para romper las reglas con estilo primero debes conocerlas al derecho y al revés.

7. USA EL DEUS EX MACHINA

Por si acaso te encuentras con un jurado que sortea todos los obstáculos que le pusiste en el camino, resuelve el nudo de la historia con un Deus Ex Machina lo más forzado y antinatural que puedas. Así te aseguras, además, de que tus lectores jamás adivinen lo que va a pasar.

Te garantizo que si sigues mis consejos, jamás ganarás un concurso, por más buena que sea la historia que puedas haber contado. Claro que, si haces todo lo contrario, eso tampoco garantiza que lo ganes, pero al menos lograrás que los jurados lean completo el cuento con atención y pasen a evaluar su contenido.

One thought on "Sobre cómo perder un concurso literario"

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.