Amazing Stories

Futuro Partido y 12 mandamientos

Texto escrito junto a ANDRÉS FELIPE ESCOVAR:
Futuro Partido o los doce mandamientos del retrofuturismo roto. 
Dedicado a Uri Geller y a Kurt.

(Editor’s Note:  This article should have originally been published on Thursday, February 20th)
retromandamientos
Oro de amor. La historia más terrible de la ciencia ficción es el amor. El contacto alienígena que penetra hasta el último vaso sanguíneo del cerebro infestando la angustia necesaria para sufrir sin volarse la tapa de los sesos. ¿Entonces qué es el futuro? Esa pregunta ronda como un fantasma en las hambrunas africanas, las masacres latinoamericanas y los suicidios suizos.  Estamos haciendo gala de la mayor perversión de cualquier especie que se presuma viva: vivir.
 Elisabet Roselló nos invitó a hablar del futuro y el amor,  dentro de las actividades online del jueves de la semana retrofuturista celebrada en Barcelona. No es más que retrofuturismo hablar del amor y el futuro cuando hoy cualquiera se encama con cualquiera y el futuro es simplemente un  “te llamaré mañana” y quedar esperando, como una ostra espera volverse perla que algún día encontrarán  marineros como Herman Mellville.

Son los cristos del alma, había dicho el viejo Manco Capac a través de César Vallejo. La Semana Retrofuturista es aquella en la que el desdichado se divorcia con esa persona que esa misma semana se encamara con cuatro, en cuatro. Entonces ya no son los cristos del alma sino las almas del Cristo las que nos enseñan que el futuro se ha roto.

Los futuros se han agotado, se han partido como sugerían nuestros amigos de 1000 Inviernos Andrés Escovar y Luis Cermeño, y la cultura, no sólo popular, ha tomado la ya quien sabe si obsoleta o no especulación científica como un lenguaje fijo, estático, que reinterpretar. – See more at: http://elisabetrosello.blogspot.com/#sthash.TstyKACq.dpuf

Escenario del Futuro Partido:
En una parada de autobús aguardaban por el final de la partida dos suplentes de las selecciones que disputaban el juego final en el que se definiría el peor equipo del  Mundo. Ambos escaparon presas de la reciedumbre que daría una vergonzosa victoria: ¿Acaso hay algo peor que ganar para así no ser el peor de los peores?
El futuro ha muerto, según lo sentenció el escritor británico J. G. Ballard.  ¿Cómo podría interpretar tal aseveración el tercer portero de la selección de Camboya? ¿Qué respuesta puede darle al autor de CRASH el centro delantero suplente del seleccionado de Islas Comoras?
La desvirtuada noción de progreso como una línea temporal única, que acarreó tantas violencias (desde físicas hasta epistémicas) en nombre de un futuro, se ve distinto desde la banca en la que ya no se espera nada, o solo se está enfrente de la voluptuosidad de volverse el mayor perdedor del mundo.
tercermundofu
El tercer mundo es por excelencia la invención más fantástica del discurso político del progreso. Como una realidad paralela cuya imagen distorsionada da cuenta de otras señales de civilización, en el mismo interior de la transmisión de un partido de fútbol que capta la atención de cientos de aficionados: El futuro es un tercer mundo.
Nuestros dos suplentes son seres futuristas, es decir, personas que ya solo se enfrentan al inminente suicidio, cuando nunca estuvieron seguros de si realmente alguna vez vivieron, pues siempre estuvieron al margen del juego, como espectadores  aburridos, incluso, de no haberlo perdido todo.
Futuro Partido en el jueves retrofuturista y discusión alrededor de la lectura, con Elisabet Roselló: 

Texto libreto de Futuro Partido:
Kalliyan Sen, tercer portero de la seleeción de fútbol de Camboya , se hurgaba las encías con la boca cerrada y pensaba: “Por cada sueño una muela”. Entretanto Alain Delon, centrodelantero del seleccionado de Islas Comoras se comía las uñas hasta sangrar y pensaba a su vez: “Como los elefantes bebés que ni para el marfil sirven”.
 Kalliyan Sen: ¿Por qué equipo vas?
 Alain Delon: Por islas Comoras, ¿y tu?
KS: Que gane el peor

A D: Pero si gana el peor no sería el peor sino el segundo peor del mundo. Recuerda que este torneo reconoce al que lo pierda todo como Cristo y la vida.
KS: Por eso mismo. Porque quien gane no tendría ni siquiera el honor de ser el peor de los peores, sino que sería un malo más
AD: ¿Como los artistas que hacen revistas de fantasía?
KS: Asi es, como todos esos que se preguntan por qué no ha nacido un Tolkien español o un C.S Lewis de Nicaragua.
AD: Nunca he entendido por que los norteamericanos jamas se han lamentado de no haber sacado un García Márquez yankee o los franceses de carecer de un Fallete.
KS: Son las cosas de la vida, siempre tan intrincada y jodidamente triste que ni siquiera podemos jugar el peor partido de la historia.
AD: Estamos en una situación que es gloriosa de lo mismo deprimente.
KS: Yo no quería deprimirme pero ahora se me dio por pensar en el futuro y creo que todo empeorará
AD: De ser así, no deberías entristecerte sino alegrarte pues este instante tan terrible hoy, será bello mañana porque te esperan cosas atroces.
KS: ¿Cómo lo sabes, eres un mago de Comoras?
AD: Sí y no. Soy un mago para hacer autogoles pero no sirvo para predecir el futuro.
KS: ¿Acaso alguien lo predijo?
AD: Hablan de los profetas, hay uno muy conocido de nombre Miqueas, quien trazó el destino del Cristo pero me surge una duda: ¿No será que ellos nos ordenan hacer lo que escriben en lugar de adivinar lo que nos pasará?
KS: De ser cierto, mi querido compañero de banca, ya estaría escrito el resultado de este juego y sólo sé que, independiente de quién gane o pierda, todos somos perdedores.
AD: De acuerdo, esto se perdió desde el momento en que el espermatozoide salido de  nuestros papis, se escabulló en la boca de nuestras mamis y, sin saber cómo, terminó embarazándola. Los virus parecen invencibles.
KS: Como los cuatro fantásticos
AD: En cuatro fue que estuvieron nuestras mamis fantásticas.
KS: Pero tengo ganas de hablar del futuro
AD: Eso es porque estás triste y peligras con incurrir en depresiones muy tenues pero largas, de años, diría yo.
KS: ¿Es mejor deprimirse con fortaleza y rapidez o tener una depresión tenue y constante durante toda la vida?
AD: Es irrelevante
KS: ¿Por qué?
AD: Alguna vez, un borrico caminaba sin su jinete por las más escondidas estepas rusas y, de repente, sintió el fragor de llevar a un tipo de apellido Panza. Pensó en llegar al lugar donde hubiese alguien que se apellidara así, pero estaba muy lejos. Además el borrico habitaba el futuro y no hay lugar para retroceder .
KS: ¿Por eso lloró don Quijote?
AD: No. Don Quijote lloró por el exceso de pasado y el hambre de olvido pero la condena fue recordar su cordura
KS: La gente se va a los manicomios a internarse porque siente nostalgia de la cordura.
AD: Así es, ¿siempre esta el pasado y el futuro?
KS: El futuro está muerto, como dijo el inglés J G Ballard.
AD: ¡Quién es ese? ¿Jugaba en el Manchester?
KS: Probablemente, porque, siguiendo su sentencia, el pasado sigue vivo y aún él hace golazos.
AD: ¿Osea que está entre los mejores?
KS: Tu sabes, si se da  la licencia de decir lo que presumen que son verdades, es porque a alguien se le dio por afirmar que era de los mejores.
AD: ¿Y a nosotros, que nunca jugamos, quién nos da licencia?
KS: El tiempo
AD: ¿Y el tiempo va hacia el futuro?
KS: El tiempo es como nosotros: No va a ninguna parte.
AD: ¿Ya habrá empezado el partido?
KS: El partido empezó desde siempre
AD: Y si empezó siempre, ¿ya terminó?
KS: Asi es, ya terminó y se está jugando aún.
AD: Quiero saber quièn es el peor de los peores
KS: Nunca lo sabrás tú, porque cuando todo esto termine  dejarás de ser el que habla conmigo
AD: No entiendo, ¿esto es un sueño?
KS: Te explico: Una vez termine esta conversación tu no serás el mismo que comenzó a hablarme, por lo tanto tú ya no serás tú, sino otro y ese otro será el que conocerá el resultado. Estamos condenados a la pétrea ignorancia
AD ¿También del futuro?
KS: Es que no hay futuro, porque esos son otros que habitan dicho espaciotiempo, nosotros nos jodimos y pereceremos acá.
AD: ¿Y nuestros nombres?
KS: ¡Pamplinas! Son presunciones para hacernos creer que somos iguales y vivimos unos años, pero nos morimos en cada segundo y nos eternizamos en ese segundo, como decían aquellos griegos filenos al intentar vencer a Aquiles con una tortuga.
KS: ¿Y quién ganó, la tortuga o Aquiles?
AD: El infinito. Somos elementos accidentales e indiferentes del infinito
KS: Pero entonces, ¿Dios a qué juega?
AD: Dios está muy angustiado y ansioso porque esto se va pa penaltis
KS: Pero, ¿contra quién?
AD: Contra Dios, esea es su partida y la perderá por los dos lados.
KS: ¿Como sabes el resultado?
AD: Porque somos infinitos, como los pasos de la tortuga y el andar de Aquiles; por tanto sabemos todo de Dios. Lo que ocurre es que el instante que sucede a este infinito, también es infinito y, por lo tanto, olvidamos y nuestra ignorancia no nos permite saber que al frente tenemos el vaho de Dios que nos dice: Ojala no hubiéramos existido.
KS: Yo no entendí por qué no me dejaron jugar
AD: Porque era muy vulgar para ti.
KS: ¿Y como lo sabes?
AD: Porque yo también fui presa de la ignominia. Quise jugar y me la jugué toda y heme acá: En la banca de un paradero de autobuses preguntándome por el infinito y la invención de un futuro
KS: Estoy cansado.
AD: La eternidad por fin termina, prepárate para cansarte en el posterior instante, cuando ya no me conozcas y ni siquiera sepas si alguna vez te importo ser el peor de los peores o el segundo peor de los peores.
KS: Pero ese es el furor que ahora todo el mundo experimenta: La exuberancia de sentirse lo peor del mundo.
AD: No hay nada peor en el mundo que la vanidad de la desgracia, por eso no es tan peor, sino solo medianía.
KS: Hablas como la biblia
AD: Es que soy la biblia.
KS: Entonces háblame del Apocalipsis, ¿ese es el futuro?
AD: Vuelvo y te repito, ese futuro ya ocurre y ya todos perecen allì, nosotros habitamos este instante para siempre, asi como el torturado habita su tortura y el  amante su orgasmo.
KS: Eso último, ¿como el amante de mi mujer? ¿Él todavía habita en ella?
AD: Por supuesto, y tu aún te estas divorciando de ella y aún te estas casando con ella pero hay una gran trampa: La creencia de que eres tú, cuando son distintos sujetos a los que alguien les dijo corresponder a un mismo principio de identidad
KS: Me deleito y me destrozo recordándola a ella.
AD: Es otro instante: Destrozos y deleites perennes! Ea!
KS: Con razón ya ni me conozco si vivo en la trampa.
AD: Y cuando no vives en ella te dan Alprazolam, Anticonvulsionantes y ansiolíticos porque ese, mi querido amigo, es el ladrillo que edifica el futuro.
googleho2
Conclusiones o doce mandamientos del retrofuturismo.

  1.  Dios sí juega a los dados batiendo las manitos como un ansioso que se masturba después de tener la certeza de ser un cornudo.
  2.  Philip Dick existe como transubstanciación del cuerpo de Cristo en ostra que espera ser perla encontrada por Herman Mellville.
  3.  Un Diosinteo dijo “Futuro nunca habrá, futuro nunca ha habido.” (La Pestilencia – ciencia de la autodestrucción )  Tan orondo  de ser punk ahora ese Diosinteo es un oficinista que acumula semanas para su pensión de vejez.
  4. Los mandamientos de la tecnología han sido las trampas puestas por el maligno para hacernos creer que el tiempo transcurre cuando los que transcurrimos somos nosotros.
  5.  No hay que presumirse el mayor perdedor del mundo, porque no hay más grandes solo chiquitos.
  6. Las fiestas del mañana serán réquiems en los que danzaremos sobre nuestros inmundos cadáveres
  7. El séptimo cielo que buscaron los maricas se evaporó cuando Dante se decidió a cantarle a una mujer llamada Beatrice y no besó a Virgilio, como debía haber ocurrido en la más bella ucronía.
  8. Las dictaduras del corazón son más terribles y cíclicas que las de Pinochet, Fidel Castro y Franco juntos.
  9. Todos tenemos nuestro once de septiembre, y algo se derrumba para no aparecer nunca más. Pero como quedó consignado en el Mundo Espejo de William Gibson siempre dispondremos de las sicofonías de Jiménez del Oso para reconfortarnos por el hecho de que algún día habremos de morir para entrar en el coro de esos cassettes.
  10.  En la constelación Cóndor, un Nelsonita le dirá a un Berhanita: “tanta mierda para ni mierda.” Entonces sabremos que están hablando del futuro desde el futuro.
  11.  No hay nada mejor que chupar la teta de mami a los 35 años.
  12. Llegarán días peores, por eso atesora este momento espantoso porque mañana lo recordarás con la nostalgia del  hombre que cae a un abismo sin final.

Créditos:  
Agradecimientos a Elisabet Roselló y a la gente de la Semana Retrofuturista. Esperamos volvernos a encontrar como dicen los profetas de la reencarnación.

One thought on "Futuro Partido y 12 mandamientos"

Leave a Reply