Amazing Stories

¿Qué está Pasando? 88 Años de Amazing Stories.

435px-Amazing_Stories_April_1926Sí, es el aniversario de esta revista. Hace 88 años Hugo Gernsback publicó por primera vez un nuevo tipo de revista: una revista de “cientificción” (al parecer el término Ciencia Ficción sería utilizado por primera vez siete años más tarde). En su primer año Amazing Stories tenía ya una circulación de cien mil copias. Nada mal para la primera revista dedicada exclusivamente a la ciencia ficción.
Antes de la revista, Gernsback había publicado otras como “Modern Electrics” o “Science and Invention” en donde se las arreglaba para incluir algún texto de ficción científica. Sin embargo no es hasta 1926 que decide crear una revista dedicada al género. Es así como Amazing Stories aparece el 10 de marzo de 1926, con abril como fecha de cobertura.
T. O’Conor Sloane (editor de pasadas revistas de Gernsback) tenía la función de editor de la revista y se encargaba de la mayor parte de ese trabajo, sin embargo Gernsback tenía la palabra final en la decisión sobre el contenido. También contaban con la colaboración de dos consultores, Conrad A Brandt y Wilbur Whitehead, quienes fueron contratados para buscar ficciones que reeditar. Por otro lado Frank R. Paul (quien también trabajara anteriormente con Gernsback) era el artista plástico.
Al parecer Gernsback no era muy cumplido en los pagos y para colmo no manejaba bien la parte económica, es así como en febrero de 1929 algunos proveedores se declararon en quiebra por su culpa, lo que a su vez provocó la bancarrota de la revista. Algunas versiones sugieren que esta bancarrota fue provocada por Bernarr Macfadden, otro editor de revistas de la fecha, pero esto no está probado.
Lo que sí se sabe es que a través de Teck Publications, Macfadden se adueñó de la revista. Sin embargo en 1938 Teck Publications también enfrentaba problemas económicos y en enero del mismo año, Ziff-Davis tomó el mando de Amazing Stories. Durante su dirección la revista era muy exitosa, sin embargo perdió algo de seriedad a los ojos de los aficionados al género, sobre todo por la elección del contenido. Varios editores pasaron por la revista bajo Ziff-Davis, pero quizá la más recordada sea Cele Goldsmith, de quien se dice logró la era más creativa de Amazing Stories (de 1959 a 1965). Sin embargo ella no pudo evitar la caída de la circulación de la revista y así es como finalmente fue vendida a Sol Cohen’s Universal Publishing Company.
Este cambio provocó uno de los mayores problemas en la historia de la revista. Cohen solo reeditaba textos y no pagaba a los escritores, lo que le causó conflictos con la recientemente formada SFWA y le costó dos editores sucesivos a finales de los 60(Harry Harrison y Barry N. Malzberg). Por suerte Ted White tomó la posta y eliminó las reediciones. Esto dio como resultado de que la revista ganara nuevamente prestigio entre los cultores del género y fuera nominada tres veces para el Hugo.
Luego de este período la revista pasó por varios dueños, hasta que en 2008 fue comprada por Hasbro, la que permitió la expiración de la marca registrada. En ese mismo año se permitió solicitudes para la marca registrada y por suerte para todos, ésta se le otorgó a Steve Davidson en 2011, quien ahora mantiene este sitio web y tiene muchos proyectos en perspectiva.
En su artículo dedicado al aniversario de Amazing Stories Happy 88th Birthday Amazing Stories, Steve reflexiona sobre el cambio en el aficionado al género desde el inicio de la revista hasta la fecha. Al parecer el aficionado moderno tiene tanto material al que accede de manera gratuita, que ya no está interesado en invertir en comprar revistas u otro material impreso. Esto podría ser un impedimento para el futuro proyecto de sacar la revista en papel. Sin embargo eso no debe desalentarnos, sino más bien debemos tomarlo como un reto, quizá es verdad que en un mundo en el cual la tecnología es parte imprescindible de nuestras vidas (lean mi post sobre la novela Cenital y verán) resulta difícil hablar, sobre todo a las nuevas generaciones, de maravillosos avances del futuro. Pues entonces creemos cosas aún más maravillosas, aún más ingeniosas. La mente humana no tiene límites, siempre habrá espacio para lo inimaginable (aunque suene paradójico).
Como dice Steve al final de su nota: “Si vamos a tener un futuro en el que queremos vivir, necesitamos tener una visión y si vamos a tener una visión, necesitamos personas que crean que pueden realmente participar y beneficiar de ese futuro. Ser capaces de leer sobre ello una vez al mes es un paso pequeño pero importante en esa dirección”. Estoy muy orgullosa de formar parte de esas personas y por ende del futuro.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.