Amazing Stories

La ciencia ficción ecuatoriana en el 2017

Se va cerrando el 2017 y cabe hacer un nuevo balance sobre la producción intelectual en el campo de la ciencia ficción en Ecuador. El año, sin duda, tuvo una cierta cosecha de títulos de ciencia ficción, además de los de fantasía en el país. Hagamos un breve repaso a continuación.

Títulos nuevos

Se puede considerar dentro de los libros del 2017 aquellos que tardíamente fueron presentados en dicho año, siendo el pie de fecha el 2016; esto debido a que sus editoriales hicieron llegar los títulos recién en este año. Los libros de ciencia ficción ecuatorianos tardíos fueron:

Los seres invisibles y otros imaginarios (Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2016) de Yvonne Zúñiga. Este cuentario reúne una serie de textos que tratan del pasado, presente y futuro. La contratapa de este libro dice: “Personajes nacidos de la luz y de las sombras. Cuentos que reivindican a los seres que pasan por la vida sin dejar evidencias palpables, visibles o audibles. Son los habitantes invisibles cuya existencia tele un entramado subterráneo, parte sustancial de lo que llamamos realidad. Los tiempos, se confunden en estas histories que van y regresan del pasado al futuro, y se instalan en la imaginación latente del ahora para establecer una comunicación con el lector sensible y alerta”.

Profanador de recuerdos (Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2016) de Oliver Vera Barberán. Es una novela con tono apocalíptico cuyo argumento se sitúa en un mundo que está devastado por una enfermedad para lo cual las políticas gubernamentales van dirigidas a tratar de evitar la propagación del mal; con todo, la novela se centra en un adolescente quien va redescubriendo aquello que antes de la devastación era común y, con ello, reencontrar la comunidad de amigos que tratan de buscar un camino para hallar la cura. Sin duda la novela está escrita en el estilo de las sagas contemporáneas destinadas a público juvenil.

Ciudad de vírgenes (Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo provincial de Loja, 2016) de Paulina Soto. Una novela también juvenil centrada en un mundo futuro poblado por clones y mutantes cuya convivencia hace peligrar el medioambiente. Puesto que ese mundo bordea lo distópico, hay una comunidad de mujeres guerreras que tratan de restaurar lo perdido. Se puede decir que la obra es de las pocas producciones literarias ecuatorianas escritas por mujeres que sitúan la atención, además, el papel de la mujer en un contexto futurista.

5079, archivos secretos (El Viaje, México, 2016) de Augusto Rodríguez, ecuatoriano que publica su trabajo en una editorial mexicana. Esta es una novela experimental, en realidad una colección de papeles encontrados, un diario de a bordo de una misión a Marte. De esta obra me ocupé en “‘5079: archivos secretos’: un escape al futuro de la humanidad” para Amazing Stories, el 3 de marzo de 2017; y en “Un escape al futuro de la humanidad”, para la revista Rocinante no. 104 de junio de 2017.

Fuera de los indicados, los nuevos títulos que, en efecto, aparecieron el 2017 fueron:

El camino del héroe (Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2017) de Hiram Gallardo. De hecho, es una novela de fantasía épica situada en un mundo arreferencial, mítico, muy al tono de ciertas novelas contemporáneas que representan el ambiente medieval mezclado con uno que es quimérico. En la novela hay un héroe y una situación de guerra; hay magos y seres míticos: la cuestión de fondo es el poder.

Episodios futuristas (Don Bosco, 2017) de Henry Bäx (seudónimo de Galo Silva). Este narrador ecuatoriano es un prolífico creador de historias que las ha ido publicando primero en revistas y blogs. Algunos de los cuentos que contienen este libro han sido publicados, como colaboraciones desinteresadas por parte de Silva, en Ciencia ficción en Ecuador. El cuentario en cuestión tiene acertadas historias que mezclan el terror, la intriga, mundos paralelos, viajes interplanetarios; Silva maneja la psicología del lector creándole una sensación de levedad e inseguridad. El libro es una interesante contribución al campo de la ciencia ficción ecuatoriana.

Abandonado (Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2017) de Jorge Oswaldo Toscano. Es novela sencilla sobre un extraterrestre que se asienta en la Tierra para cumplir una misión. Se mimetiza entre los seres humanos y a través de sus ojos y su experiencia reconocemos lo que es la humanidad en sus valores y miserias. La obra tiene un tono medioambientalista, preocupación fundamental que parece mover la pluma de ciertos escritores ecuatorianos.

Anaconda Park: la más larga noche (Verbum, España, 2017) de Jaime Marchán, autor ecuatoriano que publica en una editorial española. La novela es una distopía que reinterpreta, a partir de un personaje joven, resentido de la sociedad, que se convierte en un dictador de un país ficticio, la realidad política ecuatoriana de los últimos 10 años. Para mantener la idea de que se vive en un país “democrático”, el gobierno distópico hace creer a la gente que vivieron siempre en la tristeza por culpa de diversas instituciones añejas; su trabajo es crear un fabuloso parque de diversiones y crear la ilusión de que el país vive en la completa “felicidad” gracias al entretenimiento que arma valiéndose del poder. Sin duda, Marchán hace una ácida crítica al sistema político ecuatoriano.

Los viajeros de las gemas sagradas (Novel editores, 2017) de Josette Burgaentzlé M. Es una novela que está más en el tono de la fantasía. Su personaje es un adolescente que rompe con la rutina que hace a su pueblo y decide adentrarse a un mundo extrafronteras para descubrir allá un universo fantástico, con seres y un bestiario fabuloso; el tema es la sobrevivencia, pero, sobre todo, el camino del descubrimiento. Se podría decir que la novela es una de formación muy original y hasta mágica.

Clorhidato de cada día (autopublicación del autor, 2017) de Julio César Vizuete. La novela está publicada y disponible en formato digital en Amazon. Su trama gira alrededor de las drogas y el capital financiero. Vizuete, en una entrevista al diario La Hora, señaló respecto de su novela: “La novela, de hecho, es de ciencia ficción, y sí habla de la droga, pero no solo como el elemento de mayor rentabilidad para generar riqueza, poder y capacidad de control de la humanidad, sino también como un extraordinario mecanismo de control social porque permite embrutecer, neutralizar a un gran sector de la sociedad para que no se pronuncie respecto de las condiciones inhumanas en que vive la sociedad presente. Es un reflejo de la realidad”. Su autor reafirma con ello su voluntad de hablar de la realidad lacerante del narcotráfico y del narcopoder en tiempo futurista.

Reediciones

El 2017 también fue el año en el que se reeditaron algunas obras emblemáticas de la literatura de ciencia ficción ecuatoriana moderna y contemporánea. Los títulos fueron:

Crónicas del breve Reino (Cactus Pink, 2017) de Santiago Páez. Se podría decir que esta novela es ya un clásico. Es una novela de 2006 publicada por la editorial Paradiso; la actual es una reedición con tapa dura, con diseño y papel que superan a la publicación original. Además, contiene un estudio de Solange Rodríguez Pappe y, en la parte final, un listado de canciones y música que el autor sugiere escuchar mientras se lee la novela; es decir, una edición que apela a lo multimedia. La novela es sobre un Ecuador inexistente, creado por obra de un demiurgo en la literatura fantástica, en un libro que es descubierto, el cual da inicio a un autor ficticio contar la “verdadera” historia de Ecuador desde su “refundación” durante el liberalismo radical de Eloy Alfaro. Es una tetralogía, o sea, una novela con cuatro novelas que se conjuncionan entre sí por el hilo del relato del autor ficticio. Trata sobre cómo un país, ideado desde lo fantástico, pese a ser un proyecto de futuro, termina siendo una ruina. La última “novela” de la tetralogía es fundamentalmente de ciencia ficción, en el que se expone un Ecuador detentado por hordas de guerrilleros y señores que experimentan con niños y un gobierno que protege los intereses transnacionales. La lectura de esta novela es recomendable y harto sugerente.

La desfiguración Silva (Cadáver exquisito, 2017) de Mónica Ojeda. Sobre esta novela experimental, premio latinoamericano de novela Alba Narrativa 2014 (Cuba), publicada originalmente por la editorial cubana Arte y literatura en 2014, me ocupé en un estudio, “Los archivos del futuro: sobre La desfiguración Silva”, en la revista dominical “Cartón Piedra” del diario El Telégrafo, el 24 de agosto de 2015. Muchos podrían leer en ella una historia de unos guionistas de cine y sus desencuentros; mi lectura más bien se centró en cómo tal asunto configura lo que denomino los archivos del futuro, es decir, la capacidad de idear mundos futuros donde lo masculino domina y constriñe el papel de la mujer; de hecho, el argumento toma como eje las películas futuras que juegan como imaginarios en un mundo que es desfuturizado. La novela, por su frescura, por su experimentalismo, por su atrevimiento en romper las convenciones literarias de historias lineales, es un reto para el lector y, además, un aliciente para pensar temas de mayor profundidad.

Mickey Mouse a gogo (Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo provincial del Azuay, 2017) de Paúl Puma. Recientemente fue galardonada con el premio Joaquín Gallegos Lara 2017 (Ecuador), en la categoría Teatro. Este libro es una obra de teatro inicialmente escrita en 2001, representada en 2002 y luego publicada como parte de la compilación, Antología del teatro ecuatoriano de fin de siglo (Casa de la Cultura de Ecuador, 2003), a cargo de Lola Proaño Gómez. Ahora apareció como libro muy bien cuidado, en edición bilingüe (español-inglés), en el que se incluyen dos estudios académicos, uno de la mencionada Proaño Gómez y el otro de Michael Handelsman; la traducción al inglés fue realizada por el escritor José Aldás. De este libro también me ocupé en un estudio, “Mickey Mouse a gogo”: del ser humano trascendental al clonado” para Amazing Stories, el 6 de octubre de 2017. La trama se centra en un ser clonado quien clama volver a la vida a quien lo originó. Es una obra que tiene un tono más bien filosófico por lo cual su historia es un monólogo que inquiere a la ciencia, a la tecnología, a la vida objetivada en las cosas antes que los propios valores humanos. Una pieza digna de leerse con atención.

Los improductivos (Andesgraund, Chile, 2017) de Cristián Londoño Proaño. Esta novela fue inicialmente publicada por la Casa de la Cultura Ecuatoriana en 2014; ahora la nueva y segunda edición es chilena; contiene un estudio de Iván Rodrigo Mendizábal. De esta novela me ocupé en “A propósito de la novela: ‘La sociedad de los improductivos’” en Amazing Stories, el 15 de diciembre de 2014. La novela nos sitúa en un mundo futuro donde la productividad es un valor fundamental que deja sin respiro a quien la pueblan. Sin embargo, el costo social y afectivo es un problema, hecho que obliga a su personaje central a tratar de escapar del sistema. Es una novela que, como las otras reseñadas acá, plantea profundas interrogantes sobre hasta qué punto el capitalismo cosifica la vida.

Series

En el terreno audiovisual es importante referirse a una serie que se lanzó en plataformas digitales, particularmente YouTube en el canal abierto para el efecto. Se trata de la serie web, Kronos: guardianes del tiempo (Incine, 2017) de Álvaro Godoy. Contiene 11 capítulos; el canal además muestra otros videos de producción, entrevistas, etc. Es una serie que también toma como eje a una adolescente que descubre sus poderes especiales para manipular el tiempo; este asunto permite que se realicen viajes en el tiempo, ir a mundos paralelos. Sus creadores-guonistas son dos mujeres, Lara Santamaría y Gabriela Loayza quienes volcaron en la trama ciertas preocupaciones sobre la adolescencia y su conflictivo desarrollo.

Teatro

Más recientemente en la ciudad de Guayaquil se representó la obra Contra Bandos, escrita por José Serrano y dirigida por Carlos Ibáñez. La obra en realidad es una especie de homenaje a la saga Star Wars y su director señala que su trabajo pretende ser otra historia más de dicha serie. Es una obra escrita por un fanático de la saga, al mismo tiempo que es dirigida por otro quien se declara lo mismo, dirigida a un público de fanáticos. En la medida que la obra se fue armando, comenzó a configurarse la propia personalidad de la obra y sus personajes: la idea es recrear con el público estar dentro de la nave Halcón Milenario junto a Han Solo y Chewbacca. La experiencia, por lo tanto, es de una representación teatral donde el auditorio está involucrado.

Conclusión

Como se constata, la ciencia ficción ecuatoriana (y la fantasía) ha tenido un cierto repunte en el 2017. Es importante dar cuenta que algunas de las obras han sido promovidas por la Casa de la Cultura Ecuatoriana; fuera de ella, los otros títulos son de editoriales jóvenes independientes; alguna de ella, publicada en el exterior, fue publicada por una editorial ya reconocida en el mercado internacional.

Por otro lado, los nombres de los autores que aparecen listados son de jóvenes. La mayoría de los autores, se reconoce, son nuevos que contribuyen con su trabajo a la ciencia ficción ecuatoriana; ellos compiten con otros que ya tienen oficio literario y creativo. Claro está que, entre el conjunto nombrado, hay obras bastante sólidas y otras débiles en sus tramas; la variedad de propuestas incita a pensar que, usando distintas estéticas, los autores ecuatorianos aventuran y tratan de llamar la atención con obras en un campo en el que la ciencia ficción no es del todo atendida por el mercado local. Lo curioso es que las jóvenes generaciones leen sagas de ciencia ficción internacionales, fuera de los circuitos “oficiales” que muchas veces pueden ser colegios, escuelas o universidades, donde aún se instruye sobre la literatura con obras que están desenchufadas de los intereses juveniles. Por ello, llama la atención en esta reseña que aparezcan títulos de jóvenes, muchos de ellos que intenten reproducir las estéticas de las novelas de aventuras futuristas, fantásticas y las sagas. En estos nuevos escritores ecuatorianos hay las semillas esperanzadoras para el futuro de la ciencia ficción en el país. (IRM)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.