Amazing Stories

Gracias a la visita de César Santiveñez a Finlandia me enteré de la existencia de La Chola Power. De pronto también tenemos a la Chica Cafeína, la primera super heroína del café. Es evidente que en Perú se están interesando en hacer super héroes propios y aún más: super heroínas.
Es por eso que quise hacer una pequeña entrevista a César santivañes (guionista de la aventura Nuestos Muertos de la Chola Power) Y con Cecilia Cero y su Chica Cafeína

Tanya Tynjälä para Amazing Stories: Presenta a tu personaje
Cecilia Zero: Chica cafeína es la historia de una niña que lee mucho y quiere ser escritora de cómics. Ella sufre de asma, sin embargo después de una cerrada de bronquios el café la ayuda a respirar porque no tenía a la mano sus inhaladores, y ahí nace la historia de la super heroina.
Chica cafeína llega de Coffeland a Villa Rica, y es ahí donde el personaje deberá descubrir la misión que tiene en la tierra. Ahí empieza toda la fantasía y la ciencia ficción.
César Santivañez: La Chola Power es un personaje creado por Martín Espinoza en el 2008, año en que ganó el concurso “Buscando al superhéroe peruano”. Desde entonces empezó una larga andanza en solitario. Finalmente, en el año 2016, Hernán Migoya, a través del sello Cómics.21, decide convocarme para realizar una miniserie “reboot” del personaje, siempre con ilustraciones de Martín. Es ahí cuando intervengo por primera y única vez en la cronología del personaje. Así se gestó “La Chola Power: Nuestros Muertos”

AS: ¿Cómo les nació la idea?
CZ: Yo hice Chica CAfeina porque soy cafetera desde los 2 años, nací con intolerancia a la lactosa y asma. Le tenía alergia a la leche materna cuando era recién nacida. Luego tuve una vida llena de problemas y restricciones por enfermiza pero a pesar de mis problemas de salud y la incomprensión social (mucha gente me trataba mal por eso desde el colegio) nunca me di por vencida y salí adelante. El café tiene teofilina y te ayuda a respirar.
CS: La idea de relanzar a “La Chola Power” en una versión adulta parte de Hernán Migoya, por aquel entonces editor del sello Cómics.21. Recuerdo que nos citamos todos en un café miraflorino, y Hernán nos dio algunas pautas de cómo creía que podía contarse la historia. A partir de ahí tuve total libertad para tomar o descartar lo que creyera conveniente. Una de las cosas más gratificantes de escribir esta serie fue la total confianza que tanto editor como ilustrador pusieron en mi trabajo.

AS: ¿Que características especiales tienen sus super heroínas?
CZ: Cada vez que toma café tiene una fuerza descomunal, una visión más profunda, un oído más agudo y sueños premonitorios. A través de los granos de café, ella puede ver la realidad de los problemas, transportarse a algún lugar donde se necesita su ayuda o a otras dimensiones.
CS: Partí de la intención de darle a la protagonista un poder ambivalente, que resuma la vida y la muerte. Y es que así era el comportamiento de los dioses antiguos: protegían a la comunidad a cambio de bienes o sacrificios humanos. Me interesó esa mecánica, y la adopté. Por otro lado, Elisa es la encarnación femenina de un dios prehispánico, un dios masculino, y eso es también un discurso alrededor de la bisexualidad (que exploto tímidamente en “Nuestros Muertos”, aunque me hubiera encantado ahondar al respecto).
Psicológicamente, el rasgo que define a Elisa es su arrojo. No obstante, su condición de divinidad la hace estar irremediablemente sola. Hay una especie de juego macabro del destino contra el personaje, que se hace obvio a medida que la serie progresa.

AS: ¿Porqué super heroína y no un super héroe?
CZ: Porque desde el inicio estuvo inspirado en mi amor por el café y los cómics. Durante todo el desarrollo de la historia pensé en mis vivencias, es por eso que nunca se me pasó por la cabeza que fuera un súper héroe.
CS: En mi caso, el personaje de Martín llegó a mis manos con un género ya definido. Sin embargo, a medida que me acercaba al personaje para empezar a escribir, me fui dando cuenta de que ella encarna un espíritu de lucha muy particular, que la hace estar siempre en el centro de la acción. De hecho, su contraparte es Gayoso, el periodista que termina enamorándose de ella. Este es la parte débil y emocional del dúo, mientras Elisa es quien lleva la voz de mando. A la larga, el hecho de que los hombres terminen enamorándose de ella es solo un mecanismo inconsciente del espíritu divino que alberga. Es, por así decirlo, su método natural para conseguir fieles. Elisa no tiene intereses sentimentales. Su lucha va más allá.

AS: ¿Cómo ha sido recibida?
CZ: Me ha ido muy bien desde el inicio. Acogida total en prensa, el libro ha salido en diversos medios, grandes y chicos. Las ventas están muy altas, tanto en Lima como en provincias.
CS: Como era de esperarse, las reacciones estuvieron polarizadas. Algunos lectores ya arrastraban una rencilla con el personaje que venía de antes, y se acercaron a nuestro trabajo con suspicacia. Otros midieron nuestro trabajo con la regla del cómic norteamericano. Pero hubo otros, para fortuna de nosotros la mayoría, que hicieron tábula rasa antes de empezar a leer la serie y se deshicieron por un momento de los estereotipos que rigen a las historias de Marvel o DC.
Uno de los riesgos que tomé al escribir el guion fue plantear varias páginas en quechua, sin traducción a pie de página. Esperaba incomodidad, y eso fue lo que coseché. Mi intención fue que los lectores se dieran cuenta de que en nuestro país coexisten varias lenguas. A menudo los quechuahablantes se ven vulnerados por una industria editorial que les exige saber español para leer el grueso de sus publicaciones. Me imaginé cuán incómodo debe ser eso, y por eso mi decisión. Tuvimos a un estudioso de la lengua asesorándonos en todo momento en la corrección del texto, para no incurrir en inexactitudes. Muchos lectores se quejaron porque no entendían lo que leían. Estoy seguro que esas quejas no vinieron de quechuahablantes.

AS: ¿Cuáles han sido las peores críticas recibidas?
CZ: Afortunadamente ninguna. Para escribir un texto que va al Plan lector tuve que tomar cursos de pedagogía, y para hacer comic, tomé diversos cursos de guion de cómic. Me aseguré de dar un texto de calidad para que pasara los rigurosos filtros de calidad que exige una colección de libros como es el Barco de Vapor con presencia en diversos países. El libro fue trabajado por el equipo de la editorial SM, una empresa con muchas décadas de experiencia. La edición del texto estuvo a cargo de Teresa Marcos, quien tiene 20 años de experiencia en editar libros en Perú y en el extranjero. Además, tengo entendido que también se trabajó con un segundo corrector de estilo. El ilustrador, Luis Morocho, es uno de los más reconocidos en el medio. En todo momento se ha buscado excelencia en todas las áreas de la producción del libro.
CS: La mayoría de las críticas se basaron en la poca acción y espectacularidad de la historia. Lo interesante es que “Nuestros Muertos” no intenta ser una historia espectacular. De hecho, la protagonista es la encarnación de una poderosa divinidad, pero mi trabajo no apunta a ser un cómic de superhéroes, es decir, a cumplir con cada una de las convenciones del género. Me interesa más la intriga y acción sobrenatural, antes que el despilfarro pirotécnico de viñetas a doble página. Yo lo considero un cómic de fantasía de corte más conversacional, más dialogado. Muchos lectores, y con mucha razón, esperaron un cómic plagado de peleas, pero no lo obtuvieron, y de ahí el rechazo por parte de ellos.
Me pesó un tanto no haber estado en Perú mientras la serie se publicaba, por lo que no pude escuchar las reacciones de los lectores de boca de ellos mismos. Por aquellas semanas estuve de paso por Finlandia asistiendo a la Worldcon 75 en calidad de panelista y dando una charla en Estonia, una experiencia que me permitió ver el mundo de la literatura de fantasía y ciencia-ficción desde una perspectiva global. No creo demasiado en las redes sociales, y por eso me tomo con mucha más seriedad las opiniones positivas y negativas de quienes se dan el tiempo para conversar con un café de por medio. Por suerte, a mi regreso a Lima pude saldar las reuniones pendientes con varios lectores, y recibí de muy buen grado sus comentarios. Recién entonces caí en cuenta de la envergadura de nuestro trabajo, del impacto que había supuesto publicar un cómic de ese tipo en quioscos a nivel nacional.

AS: El futuro de sus super heroínas
CZ: Este primer libro es el origen de una larga historia. Vamos a trabajar arduamente para que sea una saga de libros juveniles.
Actualmente estamos trabajando en el video de la canción y el traje del cosplay. Además, nos han solicitado los derechos para una obra teatral.
CS: A partir de la publicación del último número de “La Chola Power: Nuestros Muertos”, el destino de personaje volvió a manos de su creador, Martín Espinoza. Sé que durante los últimos meses ha seguido publicando historias en un universo distinto al creado para Cómics.21. Por mi parte, los proyectos en los que me he embarcado me han alejado del cómic, llevándome hacia el terreno de la animación. Por lo tanto, las posibilidades de retomar la serie son cada vez menores, aunque nunca se sabe. En el Perú, el mercado editorial es impredecible.

Sobre los autores.
Cecilia Zero: Es licenciada en Administración (Universidad Ricardo Palma) y actualmente estudia una maestría en Periodismo (Universidad San Martín de Porres). Con solo 16 años, escribió su primer libro “Perras Memorias” (2002), una autobiografía escolar, de gran éxito. En paralelo, Zero desarrolló su faceta como cantante lanzando un CD alusivo a su primer libro Perras memorias y ganando concursos locales con su banda de rock. En el 2015, se desempeñó como reportera de eventos culturales en la revista de cultura alternativa Dosis y en la locución del programa radial Biznes de la radio Sargento Pimienta. También publicó su tercer libro Plastilina Rock (Editorial Arsam – Plan lector para colegios) y el álbum musical del mismo nombre en diversas plataformas digitales. Al mismo tiempo la editorial española (SM con sede en Perú) apostó por el libro Chica Cafeína. La presentación de la novela fue en la feria del libro Ricardo Palma 2017.
Además, Cecilia Zero es parte de una antología de cuentos infantiles editado por la Municipalidad de Lima para ser donado en formato electrónico en las estaciones del Metropolitano y 10 mil libros en formato físico serán donados a distintas bibliotecas del país este 2018.
Su fanpage en facebook. https://www.facebook.com/ceciliazero/

 

César Santivañez: Escritor y guionista de los géneros de terror, fantasía y ciencia-ficción.  Ha escrito los cómics: Las moscas no vuelan de noche (Ed. Contracultura, Lima 2010), Panóptica (Fierro Perú N° 01, Ed. Contracultura, Lima 2013 y Dogma Ed., para los siguientes números, hasta el 2015)Guionista de la miniserie “Nuestros Muertos” publicada en Cómics.21, 2017 y que fuera de distribución masiva a nivel nacional a través del diario Perú.21). Participó en la antología “Steampunk Writers Around the World” (2017), Publicada en Escocia por Luna Press Publishing.
Ha sido galardona con una mención honrosa en el XI Concurso de Historietas PUCP (Lima, 2014). Ha sido finalista en el Premio Contracultura de Novela Gráfica (Lima, 2010) y en Arucas 2014: V Certamen “En Amor a Dos” .
Actualmente se desempeña como Coordinador Académico las carreras de Animación Digital y Diseño de Videojuegos en uno de los institutos más importantes del Perú.
Página web: https://www.santivanezcesar.com/

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.